Mis consejos a las mamis

Escuelas Infantiles ¿Sí  o No?

De las 167 personas que participaron en la encuesta se obtuvieron los siguiente datos:

Solo el 47,5% de las madres llevan a sus hijo a la escuela infantil y tomando este valor como el total, el 36,4% lo hacen entre el primer y el segundo año, siendo minoría, 12,1% las que quieren/pueden llevarlo a partir de los dos años.

En la última pregunta, la razón de llevarlo o no a la escuela infantil, las respuestas fueron diversas. He intentado agruparlas en 8 grupos, para no extenderme mucho XD

-La gran mayoría los llevan por necesidad, trabajan (algunos padres han especificado que no tienen con quien dejarlos)

-Algunas madres han dejado sus trabajos para poder estar con ellos y no perderse nada de su infancia. Hay algunas madres que no trabajaban desde antes de nacer los peques y prefieren cuidarlos y enseñarles igualmente en casa.

-Los llevan para sociabilizar, algunas porque no pueden llevarlo con frecuencia al parque, otras porque creen que las guarderías son necesarias en su desarrollo.

-Algunas madres desconfían de llevarlos a la guardería, alguna incluso ha expresado que no cree que una educadora con 8 alumnos no pueda perder la paciencia y pegarles alguna vez.

-Dejar al niño con algún familiar, ya que según expresan estas madres, las guarderías son caras. Además los peques están mejor con alguien de confianza.

– Otra de las razones es la económica.

-Hay madres que creen que no es necesario crear rutinas en niños antes de ir al cole, es decir, tener que despertarlos temprano para ir a la escuela. “Ya tendrán tiempo de hacerlo al ir al colegio, ahora prefiero que duerma y descanse”.

– Solo una de las madres comentó que el niño está muy apegado a ella y cree conveniente que vaya a la escuela infantil tanto para que sociabilice como para que aprenda a estar con otras personas.


instalaciones-escuela-infantil-8-1050x500

Aunque me refiero a las escuelas infantiles y guarderías de manera aleatoria en el relato, realmente son distintas, la guardería, cuenta con cuidadoras que vigilan y juegan con los niños, así como atienden sus necesidades básicas. Una escuela infantil cuenta con profesionales y un proyecto educativo donde se trabajan unos objetivos y contenidos evolutivos que todos los niños han de alcanzar para un correcto desarrollo.

A la escuela infantil que va mi peque, el año que viene empezarán a ver inglés (preguntaré cuál será el temario del mismo y lo reforzaré en casa). Si tienes recursos, siempre debes optar por una escuela infantil más que por una guardería.

En el siguiente relato cuento un poco mi experiencia, y mis conclusiones, qué tan necesarias son las escuelas infantiles? Merece la pena llevarlos o es mejor dejarlos con los abuelos o pedirte excedencia y cuidarlos tú? Espero que si aún no has decidido que hacer, mi experiencia te pueda ser de utilidad.  Seguir Leyendo


pero desde luego los beneficios son mayores. Creo que debemos vacunar a nuestros hijos no solo por su bien, si no también por la “pequeña sociedad”,  ya que si no se vacunan y está en contacto con niños menores que no tienen el calendario de vacunación completo, los pueden perjudicar.

Respeto mucho todas la opiniones, si algunos padres creen que es mejor no vacunarlos, no los juzgaré, cada uno tiene sus propias circunstancias y es consciente que debe asumir sus consecuencias. Yo desde luego vacunaré al mío.

Espero que este movimiento antivacunas pare pronto, si no, a la larga, nos veremos perjudicados incluso los padres de niños que sí queremos vacunarlos. Al final “una decisión” de un grupo de padres, nos puede perjudicar a todos!


 

Mis Recomendaciones Pre y durante el embarazo

Durante el embarazo

Reposo durante los 3 primeros meses: Los tres primeros meses son los más complicados, es cuando el embrión se está adaptando a nuestro cuerpo. Así que una vez se sabe que estás embarazada lo más importante es visitar al ginecólogo, éste les dará las pautas a seguir y les dirá si es necesario guardar absoluto reposo o se puede seguir teniendo una actividad normal. Normal dentro de ciertos límites claro.

Hay mujeres que los primeros meses los llevan muy bien, y otras que suelen estar bastante incómodas. El primer trimestre se suele presentar muy diferente para cada mujer.

Aunque bueno, en esta parte tampoco estoy contando nada nuevo 😉

Nauseas y Mareos: Según me comentó mi cuñada, hay unas pastillas que ayudan a quitar estas molestias, y te hacen esos primeros meses mucho más llevaderos. He encontrado un pequeño artículo donde pueden leer un poquito más de este tema http://bit.ly/2cGjxCk

Caminar: Una vez pasan las primeras semanas, y siempre siguiendo las recomendaciones del ginecólogo, se aconseja caminar al menos media hora todos los días. Además esto puede ayudar a relajar a la madre y al bebé, un paseito con tu pareja o con amigos por un sitio bonito nunca viene mal.

Hablar al bebé: En el último trimestre es importante “hablar con la barriguita”, jugar con ella, ya el bebé está muy formado y sentirá todos estos estímulos, conocerá vuestras voces y estará mucho más a gusto. Creo que es una buena idea leerle cuentos antes de dormir, esto ayudará a crear una rutina incluso después de dar a luz.

Hace tiempo, conocí el caso de una madre que cuando el bebé estaba inquieto, durante los últimos tres meses, “lo arrullaba” en una de las pelotas para hacer pilates, y cuando nació, sólo se dormía cuando la madre lo cargaba y lo arrullaba sobre la pelota. Esto quiere decir que desde la barriga de mami, aprenden rutinas. Esto puede jugar a nuestro favor o en nuestra contra.

Estrés durante el embarazo: El embarazo debe ser una época muy tranquila, pero es muy complicado no tener estrés o nervios durante 9 meses. Todo dependerá del tipo de trabajo que tengas, y las circunstancias personales de cada una. Evitar los nervios y el estrés sobretodo durante el último trimestre es muy importante. Conozco muchos casos de madres con hijos hiperactivos, inquietos o incluso miedosos, que casualmente no tuvieron un final de embarazo tranquilo, estuvieron rodeadas de mucho estrés y ansiedad.

Yo misma, tuve una infancia un poco difícil, era miedosa, (incluso de grande lo seguía siendo) insegura, y creo que en parte se debe a que mi madre pocos días antes de dar a luz, recibió una mala noticia la cual le afectó mucho. Por eso creo que es importante que durante los nueve meses, se esté en un entorno tranquilo, o por lo menos con bajo nivel de estrés. O si no se puede estar al margen, y este tipo de situaciones forman parte de tu vida, intentar llegar a casa y relajarse. En este tipo de casos el yoga, la meditación o el tai-chi, pueden servir. A mi por ejemplo, la música me relaja mucho.

Antes del embarazo

Todas las cosas que comento en esta entrada, son por experiencias/comentarios de mi entorno cercano que lo han vivido o lo están viviendo, muchos de ellos también, son a raíz de consejos que me ha dado mi ginecóloga.

Tomar Hierro y Ácifo Fólico: Hay mujeres que tienen el hierro muy bajo, y no es conveniente quedarse embarazada en estas circunstancias. Por esa razón el ginecólogo, cuando lo estima conveniente, realiza analíticas anuales o semestrales, para comprobar que el medicamento y sus recomendaciones han hecho efecto y el nivel de hierro ha mejorado. El ácido fólico deben tomarlo todas las mujeres que quieran quedarse embarazadas. Se debe empezar al menos 3 meses antes de empezar a buscar el bebé. También debe tomarse durante todo el embarazo.

Es bastante probable que lo estés tomando más de 3 meses, mientras se esté intentando.

Hacer ejercicio: Sé que hay mujeres que, a pesar de ser primerizas, su primer parto es muy rápido. Y casualmente las personas que me lo han dicho, son mujeres que antes de quedarse en embarazo iban con regularidad al gimnasio. Incluso, una vez  estando embarazadas y después de los meses de reposo (y siguiendo siempre las recomendaciones de su médico) hacían ejercicio usando también una pelota de pilates.

Supongo que el ejercicio te ayuda a tener los músculos más fuertes y elásticos a la hora del parto, y si no, igualmente algo de ejercicio nunca viene mal.

Visitar al dentista: Es importante visitar al dentista antes de quedarse embarazada, ya que es posible que durante el embarazo se produzcan algunos problemillas bucales, entre otras cosas, porque la saliva se vuelve más ácida. También es importante una correcta higiene bucal. He encontrado un artículo interesante donde hay información más detallada sobre este tema http://bit.ly/2bDp4Km

No cambiar tu estilo de vida: Lo más importante de todo, es tomarse la búsqueda con calma, no dejar de hacer cosas que generalmente hacías, seguir yendo al gimnasio con normalidad, saliendo de fiesta (tampoco hace falta pasarse XD). Incluso si estás enferma y necesitas tomar medicina, no debes dejar de hacerlo. Obviamente siempre haciendo las cosas con cabeza y responsabilidad.

Hay que tener en cuenta que muchas mujeres se dan cuenta que están embarazadas a los dos o tres meses, ya sea porque por norma general su regla haya sido siempre irregular, con lo cual su falta no les preocupa. Y otras personas que, como casos excepcionales, les sigue bajando la regla con, así que también pasan por alto el embarazo. Muchas veces los primeros meses no vienen acompañados de ningún síntoma, (que sería lo ideal)  y en otros casos, los síntomas se atribuyen a otras dolencias.

Con lo cual, todas esas mujeres siguieron haciendo su vida normal, simplemente porque no sabían que estaban embarazadas, y sus hijos nacieron sanos. Lo importante es tomar las precauciones necesarias una vez se tenga  la certeza de que van a ser madres, siguiendo sobre todo la recomendación del ginecólogo.

Si se está buscando el primer hijo, se puede tener la suerte de quedar embarazada al primer intento, o estar un año entero buscando sin fortuna (pero no hay que darlo por perdido, los ginecólogos dicen que este periodo de tiempo es normal) y si cambiáramos nuestro estilo de vida, por si acaso estuviéramos embarazadas, sería un año entero privándonos de cosas sin necesidad. Así que mi consejo es disfrutar de cada momento sin privarnos de nada, pero siempre con responsabilidad y sin excesos.


¿Cuánto te cambia la vida al tener un hijo?

Siempre hemos escuchado, de parte de la sociedad en general, que cuando tienes hijos te cambia la vida completamente; ya no puedes salir, debes dejar un poco de lado a tus amigos, olvídate de ir de compras, salvo que necesites comprar algo para tus hijos, nada de escapadas románticas y mucho menos salir de fiesta.

Estoy de acuerdo con que el hecho de ser madre (y padre) y formar una familia supone un gran cambio en la vida, pero no creo que se deba dejar totalmente de lado todas esas pequeñas cosas que relajan y con las que también se disfruta.

Cuando te conviertes en madre, no tienes porque dejar de lado tus otras facetas de mujer, esposa, amiga, o amante, y  aunque la maternidad ocupe la mayor parte del tiempo, y sea la tarea más importante, creo que no se debe dejar en el olvido completamente a “LA MUJER”.

Durante los primeros meses, incluso el primer año, el bebé necesita totalmente de su mami, y mucho más si toma el pecho, pero cuando pasa esta etapa, el nene es mucho más independiente, y es tan válido que esté con la madre como con su padre o sus abuelos. Es aquí donde pueden aprovechar para salir alguna vez con los amigos, o ir a cenar con la pareja.

No queremos papis tristes y estresados, que solo cambian pañales, están noches sin dormir y luego se levantan para ir a trabajar, y aunque es una decisión que cambia la vida e implica sacrificio, no quiere decir que en un momento determinado no se pueda recurrir a los abuelos. Seguro que ellos estarán encantados de pasar más tiempo con su niet@.

Ser padres implica responsabilidad y sacrificio, cansancio, horas extras de trabajo, ojeras y falta de sueño, pero precisamente por eso, es conveniente tomarse un Kit Kat, recuperar energía, venirse arriba, y recordar que además de ser madres, somos mujeres, amigas y amantes.

El problema surge cuando no se cuenta con el apoyo de la familia, o simplemente estás en un país diferente, sola. En ese caso se puede contar solamente con la pareja o amigos. Está claro que los padres también necesitan ese Kit Kat, pero siempre la mayor responsabilidad y dependencia de los hijos recae sobre la madre.

No hay que sentirse culpable por ello, es una buena idea salir, y desconectar un par de horas con los amigos.


La Obsesión de ser Madre (parte 2)

Hasta aquí hemos hablado de cómo te sientes tú, pero, qué pasa con tu pareja? Le has preguntado acaso si él quiere tener hijos? Este es un fallo que solemos cometer, nos preocupamos de nuestros propios sueños, y nos creamos unas serie de expectativas, pero en este tipo de circunstancias somos egoístas, cuando queremos ser madres no nos paramos a pensar qué quieren ellos, si creen que es el momento, o si prefieren viajar antes de tener esa responsabilidad. Si convertimos nuestro sueño en una obsesión, y estar juntos se convierte en algo rutinario y con el único fin de concebir, lo único que conseguiremos será insatisfacción, no disfrutaremos del sexo, no habrá juegos, ni preliminares y al final, difícilmente habremos disfrutado. Debes seducir a tu pareja, no intentes convencerla para que te haga el amor y te deje embarazada, así difícilmente funcionará, ellos se bloquearán y no les apetecerá. Es mejor entrarles de manera más sutil, y que , en parte, sean ellos quienes tomen la iniciativa, o al menos, que ellos crean que es así.

Hay  que aprender a relajarse, a disfrutar de cada momento en pareja, independientemente que haya sexo o no, disfrutar de tu familia, de tus amigos, a tomarte cada comentario con guasa, igualmente  de una u otra forma, ya estás en ello, es solo cuestión de tiempo, debes tener paciencia tú y los demás. Piensa que si te bloqueas, no solo te estás perjudicando a ti misma si no a tu relación de pareja.  Es importante que tengas la ilusión, y que visualices; es muy bonito pensar en cómo sería tu familia, los tres cogiditos de la mano y jugando en el parque…pero no dejes que se te convierta en una obsesión, las obsesiones nunca han sido buenas consejeras, si tu cuerpo y tu mente no están relajadas, es difícil que se produzca el milagro de la vida.


La Obsesión de ser Madre (parte 1)

Llega un momento en tu vida que te das cuenta que lo tienes casi todo para ser feliz, estás con esa persona que quieres, tienes buenos amigos, un buen trabajo, una casa propia y como no, el apoyo incondicional de tu familia. Pero a pesar de todo eso, te sientes incompleta, parece que las cosas a tu alrededor empiezan a no tener sentido, te sientes intranquila, insegura y poco a poco se va formando en tu cabeza una idea, o más bien una necesidad, que con el paso del tiempo se va incrementando y convirtiéndose casi en una obsesión, Quieres ser Madre.

Sin embargo, esto no es algo que se te haya ocurrido de repente, no te levantaste una mañana pensando que era el día perfecto para tener un hijo, o que quedarse embarazada sería una experiencia bonita. El querer ser madre, no es algo que surja de repente, en la mayoría de los casos es un sentimiento que crece contigo, y a medida que vas superando obstáculos, cumpliendo sueños y madurando, se va acentuando y convirtiendo casi en una necesidad.

A veces no es el momento para tener hijos, porque eres joven, estás en la universidad, no tienes un trabajo estable, y vives con tus padres (aunque esto para la mayoría de las mujeres no supone un problema), así que ser madre es simplemente un sueño, un deseo que esperas tranquilamente que se pueda hacer realidad.

Pero cuando pasas todas esas etapas en tu vida, y ves que ha llegado el momento de tener un hijo, pero igualmente, por diferentes circunstancias, no puedes cumplir ese sueño, es cuando comienzan los problemas, las frustraciones, sientes que nada de lo que hagas merece la pena porque no tienes eso que quieres y que has estado esperando por tantos años. De repente estás triste y no sabes porqué, tú pareja te pregunta qué te pasa, pero nunca pasa nada, solo quieres estar sola y triste, como si la soledad te reconfortara.

Pero ya no es solo el hecho de que tú te sientas mal, es el hecho de que tu entorno no sabe realmente por lo que estás pasando, y constantemente te preguntan cosas como; qué estás esperando para ser madre, cuántos hijos quieres tener, ya estás mayor para ser madre y las posibilidades de embarazo de riesgo aumentan…. una serie de situaciones que no ayudan en nada a tu estado de ánimo.

Sin embargo, a pesar de que pienses que la única que lo está pasando mal eres tú, nada más lejos de la realidad, tú pareja también sufre; sufre tus cambios de humor, tus depresiones, tus inseguridades, sufre todas esas respuestas que te hace y nunca obtienen respuesta.

No puedes obsesionarte con tener hijos, muchas veces se puede tardar más de un año en quedarse embarazada, pero eso no quiere decir que alguno de los dos tenga un problema, por algo se llama el milagro de la vida, porque no para todas las mujeres resulta sencillo quedarse embarazada. Además está comprobado que entre más te obsesionas con algo, más difícil es sacarlo adelante, no solo porque estás bloqueada, si no porque pones en peligro tu relación de pareja, y el peor momento para que se desestabilice tu relación es cuando estás intentando formar una familia.